Speedee quiere que tu coche funcione este 2020, por eso nuestros expertos comparten contigo las recomendaciones para alargar la vida y cuidar la batería de tu auto.

La batería es el corazón (eléctrico) de tu auto, sin la cual el motor no arrancaría. Su vida útil es aproximadamente de 3 años. Si la tuya tiene más tiempo, te recomendamos revisar si no es necesario remplazarla.  Con mantenimiento correcto y estos 10 tips, te garantizamos que la vida útil de tu batería se extenderá mucho más. Lo primero que debes considerar es conocer el tipo de batería que tiene tu coche. Siempre puedes consultarla en el libro de mantenimiento; aquí encontrarás las características de cada pieza, así como su tamaño y fabricante.  Con este dato de vital importancia cubierto, aquí 10 recomendaciones para ti y tu batería.

  • Pisa el clutch para arrancar

Una mala costumbre que daña el auto a largo plazo es NO PISAR EL CLUTCH al encender el auto. El clutch mueve los engranes a un punto óptimo para realizar un cambio de velocidad. Si no lo presionas antes de encender, se exige al motor hacer un mayor esfuerzo para mover los engranes, afectando también a la batería.

  • No fuerces el encendido. 

Forzar el arranque del auto exige un desgaste de batería innecesario, generando un desgaste adicional en el motor. Te recomendamos esperar al menos un minuto entre cada intento de encendido. 

  • Viajes muy cortos.

Créelo o no, pero conducir solo 10 minutos (o menos) agota la vida útil de tu batería. Esto sucede porque para que el alternador recargue la batería debe de pasar algunos minutos primero. Si no hay tiempo suficiente, la batería podría quedar descargada y tú, ni enterado del porqué. 

  • Desconecta todo antes de apagar tu auto. 

Si quieres alargar la batería de tu auto sigue este consejo: al encenderlo, todos los componentes que utilicen electricidad y estén encendidos provocarán un consumo de batería adicional, por lo que  esta deberá hacer mayor esfuerzo. Antes de apagar el auto debemos procurar apagar todos los sistemas eléctricos, así como desconectar cualquier cargador o cable que esté en la corriente de nuestro vehículo.

  • Mantén todo apagado.

Antes de bajarte del auto recuerda apagar absolutamente todo. Haz un repaso mental: radio, faros y luces internas. De esta manera evitarás un consumo innecesario.

  • Ojo con las temperaturas.

Ten en cuenta si en el lugar donde vives es común que la temperatura baje. Si la temperatura local es menor a los 5°C, considera guardar tu coche en un espacio cerrado. Esto es porque el desgaste del auto en el frío no solo incluye la batería, también afecta a los espejos, aceites, y neumáticos. Recuerda: las temperaturas muy altas hacen que se sobrecaliente, y el invierno provoca la descarga de la batería.  

  • Equipos eléctricos extra.

Si tienes pensado en instalar un equipo de sonido o video extra en tu auto, asegúrate de que sea compatible con tu vehículo, pues algunos pueden consumir demasiada energía.

Terminales limpias

Las uniones de la batería pueden acumular óxido o corrosión con el paso de tiempo. Es importante limpiarlas para aprovechar toda la potencia de tu batería. De igual forma, verifica que las uniones y los cables no estén pelados o desgatados. 

  • Coche parado por mucho tiempo.

Si tu auto ha estado mucho tiempo sin usar, es muy probable que la batería esté descargada. Esto es especialmente común si se trata de vehículos viejos. Te recomendamos encender el auto al menos una vez cada 20 días y dar algunas vueltas a la cuadra para evitar el desgaste de las piezas. Recuerda que debes de realizar una suspensión en las llantas de tu coche periódicamente para mejorar el rendimiento de la máquina. 

  • Desconectar la batería.

Siguiendo con el punto anterior, si sabes que tu auto va a estar estacionado por mucho tiempo, lo mejor es que desconectes la batería para evitar que se descargue o sufra algún otro fallo.  Queremos que disfrutes de tu auto al máximo. Cuídalo, y no olvides que si necesitas ayuda, el equipo de expertos SpeeDee estará siempre listo para servirte.

Solicita tu cotización