La Reina Isabel II, la única mujer perteneciente a la realeza que ha servido al ejército.

El pasado 08 de septiembre, la muerte de la Reina Isabel II paralizó a todo el mundo, falleció a los 96 años  y después de 70 años de reinado. 

Mucho hemos escuchado sobre la vida de la reina, pero en SpeeDee Pachuca, queremos dedicar este blog para hablar sobre el paso de la reina por el Servicio Territorial Auxiliar (ATS), donde se convirtió en una experta en mecánica automotriz y conducción de camiones. 

Cuando la Segunda Guerra Mundial dió inicio en 1939,  la Reina Isabel II, conocida en ese entonces como la princesa Isabel, tenía 13 años de edad y vivía en el Palacio de Buckingham, con su padre el Rey Jorge VI, su madre Isabel conocida como la reina consorte y su hermana de solo 8 años, Margaret. Ante los constantes ataques al palacio, se aconsejó a la reina consorte irse con sus dos hijas a Canadá a lo cual ella se negó profundamente, mencionando que sus hijas no se irían sin ella, ella no se iría sin el rey y  el rey jamás se irá. 

La princesa Isabel se quedó junto con su familia en Inglaterra durante el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial de 1939 a 1945, convirtiéndose en una mujer sin límites. 

Reina Isabel-mecanica

¿Cómo aprendió la Reina Isabel II sobre mecánica automotriz?

En 1942, con tan solo 16 años de edad, la Reina Isabel II se registró para el servicio de guerra bajo el Esquema de Registro de Jóvenes del Ministerio de Trabajo, se dice que el rey Jorge no estaba de acuerdo pero al final la reina logró convencerlo y para cuando cumplió 18 años, comenzó como subalterna de ATS donde aprendió sobre mecánica y camiones. 

El Rey Jorge se aseguró de que su hija no recibiera un rango especial de privilegio en el ejército. Comenzó como cualquier otra jovencita uniéndose al esfuerzo de guerra, pero luego ascendió al rango de comandante subalterna. Según reportes de la prensa, la entonces princesa «no dormía en el campamento, sino que era conducida todas las noches hasta el castillo de Windsor y regresaba cada mañana en punto de las nueve».

Según artículos de diversas revistas, la reina disfrutaba de su arduo trabajo como mecánica, una de sus mayores alegrías era ensuciarse las manos con grasa y mostrar ese signo de trabajo a sus amigos, ya que, también aprendió a cambiar llantas, a desarmar y  reconstruir motores. 

Era conocida como la mecánica de camiones No. 230873 en el Servicio Territorial Auxiliar de Mujeres y trabajaba en la Sección de Capacitación en Transporte Mecánico en Camberley. 

Fue así, como la Reina Isabel II se convirtió en la única mujer de la realeza que ha servido al ejército.

La versión original de este artículo fue publicado por la revista Insider, puedes leer el texto aquí (inglés)