En la actualidad el filtro de cabina o también conocido como antipolen, ya viene incluido en la mayoría de los autos. Su función es sencilla, pero vital para la salud y el confort del conductor y sus acompañantes. Este ayuda a eliminar las impurezas que puedan entrar al vehículo. Es aquí donde radica la importancia de realizar un servicio apropiado a esta parte del coche. Continúa leyendo para conocer más. 

¿Qué es el filtro de cabina o antipolen? 

Es un elemento básico del sistema de aire acondicionado y calefacción que está hecho con capas de fibras naturales y sintéticas. Este filtro retiene las partículas grandes y pequeñas en el aire, previniendo su entrada al interior del vehículo. Existen diversas calidades en estos filtros, y van desde los más sencillos hasta aquellos con tratamientos especiales para absorber olores y dar una filtración superior. Gracias a esta función, se evitará que la salud de los usuarios se vea afectada. 

¿En dónde se sitúa?

El filtro de cabina es un elemento indispensable del sistema de climatización del vehículo. Es común encontrarlo en la parte frontal de la cabina, justo detrás de la guantera. Sin embargo su ubicación puede variar según marca y modelo del vehículo.

¿Cuál es su función? 

El filtro de cabina o polen funciona como una malla retenedora de polvo o partículas que se encuentran en el aire y puedan afectar la salud de las personas que usan un automóvil a diario para su traslado. El resultado del funcionamiento de este componente y mantenerlo siempre en buenas condiciones, es que el aire que entre por los conductos de ventilación estará limpio de partículas grandes y pequeñas tales como polen, polvo de frenos, hollín, insectos, partículas de escape de motor y además ayudará a mantener una temperatura agradable. Por lo general el uso de estos filtros aumenta en primavera, ya que las personas suelen ocupar más el aire acondicionado del coche. 

¿Cuándo cambiar este filtro?  

Los intervalos para cambiar el filtro de cabina oscilan entre los 25,000 y 50,000 kilómetros. Aunque te recomendamos consultar tu manual de mantenimiento para conocer el intervalo recomendado por el fabricante. Los expertos recomiendan hacer el cambio más frecuentemente si vives o transitas en un área con alta contaminación. O en el caso de que si tu vehículo circula frecuentemente por terracerías, ya que el filtro acumulará partículas en mayor cantidad.

¿Por qué es importante tener en buen estado al filtro de cabina? 

Circular con un filtro de cabina en buen estado tiene beneficios para la salud de los pasajeros, evitará los efectos de alergias, estornudos e irritación de los ojos y vías respiratorias. Por otra parte, mantener este elemento en buen estado prolongará el buen funcionamiento del sistema de aire acondicionado y calefacción de un vehículo y ayudará a demandar menos potencia al sistema para un determinado flujo de aire, lo que se traduce en un consumo reducido de combustible.

Por el contrario, circular con un filtro de cabina en mal estado por un periodo de tiempo prolongado puede resultar en enfermedades y malestar para los ocupantes del vehículo, así como en vidrios difíciles de desempañar y costosas reparaciones al sistema de aire acondicionado. 

Ahora que conoces más acerca de este filtro, además de la función que tiene para tu bienestar y el de tu familia, es importante que te preguntes ¿cuándo fue la última vez que realicé este servicio? Para realizar el mantenimiento del filtro de cabina o bien el cambio del mismo, es necesario que acudas con un experto para que sea él quien lo realice de manera adecuada y así evitar fallas. 

Recomendación ante contingencia

Aunque la indicación es que todos nos quedemos en casa, hay algunas personas que debido a sus actividades requieren seguir circulando. Por lo cual les recomendamos inspeccionar y en su caso, reemplazar el filtro de cabina, ya que un filtro sucio o deteriorado puede albergar o permitir el paso de patógenos causantes de enfermedades tales como el COVID-19. Recuerda que si te cuidas tú, nos cuidamos todos. 

 

Agenda tu cita

Solicita tu cotización