El nitrógeno es un elemento químico que se utiliza para inflar las llantas. Está comprobado que este gas aporta muchos beneficios para los neumáticos. ¿Quieres saber cuáles son? Continúa leyendo. 

  • Llantas como nuevas por más tiempo
    ¿Sabías que la presión de las llantas es lo que sostiene al coche? Inflarlas con nitrógeno ayudará a que se mantengan en condiciones óptimas por más tiempo. Esto se debe a que el escape será menor y, por lo tanto, las llantas de tu auto tardarán más tiempo en desinflarse. 

  • Evita daños a futuro
    A diferencia del aire comprimido con el que se suele inflar las llantas, el nitrógeno no genera vapor de agua. Al ser un gas seco, ayuda a evitar la oxidación de los rines y a que el caucho de la llanta no se degrade.
  • Un coche totalmente estable
    ¿Sabías que los coches de Fórmula 1 utilizan llantas infladas con nitrógeno? El uso de este gas ayuda a mantener la presión estable, sin importar la temperatura, lo que ayuda a evitar accidentes relacionados con los neumáticos y aumentar el rendimiento de los autos. 
  • Nitrógeno: una forma de ahorrar
    Inflar las llantas con este gas genera a la larga un ahorro importante. Al ser un compuesto con moléculas más grandes que el oxígeno, evita en gran medida el escape de las mismas. Lo anterior conlleva a un consumo más eficiente de combustible.

Cuidar las llantas de tu auto es importante, por este motivo acude únicamente con los expertos para recibir un diagnóstico especializado. Ahora que conoces algunos de los beneficios del nitrógeno, ¿lo usarías para las llantas de tu auto?

Solicita tu cotización